Mucho se habla acerca de la nueva realidad, de cómo ha cambiado el mundo, de lo diferente que será ahora la vida. Todo cambia, siempre cambia, el cambio es constante, no hay nada que permanezca igual. Estamos en una evolución permanente. Al igual que nosotros vamos evolucionando, nuestro entorno lo hace, lo hacen las células, los animales, las plantas, los planetas, las galaxias, el universo entero. Tenemos un ciclo de la vida, nacemos, crecemos y morimos, y de esta misma manera lo hacen los planetas, les estrellas y los átomos. Morir, no quiere decir destruirse, sino transformarse, “La energía no se crea ni se destruye, solamente se transforma” como dice la Ley de la conservación de la energía.   Pues bien, estos procesos la Tierra también los hace, es un ser consciente, a quién se le ha llamado de diferentes maneras, entre ellas Gaia, Pachamama, Kumar, Madre Tierra, etc. Y al igual que el hombre se adapta y evoluciona, lo hacen los planetas en conjunto, ya que nuestro sistema solar a quien rige el Sol, que también es un ser consciente, está evolucionando. ¿Pero eso que quiere decir? Justamente que estamos creciendo, que estamos yendo hacia una mayor vibración, la frecuencia se eleva. Aunque suene a ciencia ficción, los cambios de la Tierra que son imparables. Pueden ser retrasados y obstaculizados, ya que hay otros seres conscientes a quienes no les interesa que la humanidad evolucione.  Si la humanidad evoluciona, no pueden controlar al ser humano, porque al ser más conscientes de nosotros mismos, somos más críticos, más observadores, menos controlables, podemos exponer más lo que queremos, tenemos una manera más simple de vivir, ya que somos conscientes de los recursos del planeta. En fin, son muchas, muchas cosas las que se evitan si no nos dejan pensar, si nos pueden manipular. Si la Tierra eleva su frecuencia, pero nosotros no lo hacemos, no seremos capaces de habitar la Tierra y tendremos que salir de ella. Para poder quedarnos y evolucionar con la Tierra, lo que debemos hacer es ser conscientes de los cambios. Hay que saber que las respuestas están dentro de nosotros. Nuestro cuerpo físico enferma por diferentes razones. Pueden ser físicas, emocionales, por patógenos, virus, etc. Nuestro cuerpo está diseñado para auto sanarse ante cualquier patógeno, bacteria o virus que entre en el cuerpo.  Sin embargo, desde que somos pequeños, nuestro cuerpo está intervenido por diferentes tóxicos, como los cosméticos, champús, jabones, productos de limpieza, etc. También la comida nos enferma, cada vez hay más productos procesados, te has preguntado ¿porqué hay cada vez más alergias e intolerancias? Cada vez comemos peor, cada vez los productos que nos llegan están tratados con más químicos, fertilizantes, están hechos por máquinas sin conciencia de lo que en realidad nos sucede. Al enfermar por estas causas, entonces necesitamos medicina, la cual ha dejado de ser natural para cambiar y convertirse en medicamentos que nos sanan “en la superficie” pero que contienen también sustancias que nos dañan. Así, al tener nuestro cuerpo físico dañado, no es capaz de auto sanarse, no es capaz de regenerar lo que enferma. Para poder soportar el cambio de frecuencia, nuestro cuerpo debe de estar fuerte, debe de estar sano, lo que comemos, lo que nos ponemos, lo que respiramos y la fuerza de nuestro cuerpo, importan. Tenemos mucha información, tanta que no sabemos lo que es verdad y lo que no, lo que nos ayuda y lo que nos perjudica. Además, si cada persona es diferente, ¿A todos nos sirve lo mismo? Hacer todo esto consciente y empezar a cuestionar el mundo en el que vivimos, puede ayudarnos a ver que nuestra realidad. La realidad, es solo una pequeña parte de la totalidad y aquí empieza la aventura evolutiva, aquí empieza el nuevo mundo, ese del que nos hablan. La información empieza a fluir y sientes certeza cuando escuchas algo que forma parte de tu verdad. Y este…. es el camino de la vida, ¿quieres transitarlo despierta?