De un día para otro la vida cambia, sin esperarlo, sin desearlo, sin buscarlo, así sucedió.

Ese fue el momento en el que te diste que todo cambia, que nada permanece.

Muchos planes, muchas proyecciones a futuro, creías estar en el presente y disfrutando de la vida, cuando todo algo inesperado sucedió.

Eso, tan importante para tí dejó de estar aquí. En ese momento entraste en shock, no sabías como reaccionar. Todo pasaba como si fuera una película, muchas personas diciéndote cosas, muchas personas preguntando y tú en shock.

Al pasar los días, las personas fueron dándote espacio, un vacío se apoderó de ti. Te fuiste dando cuenta de que la realidad había cambiado, la vida como la tenías en tu cabeza era diferente.

Te cuestionas muchas cosas, tienes un caos de emociones. Tu mente y tu cuerpo no están conectados, entiendes unas cosas, pero tu cuerpo te pide que pares.

El dolor que sientes te llegó a los huesos, no sabías que algo así podía doler tanto, no sabías que un dolor emocional podía llegar al cuerpo, y tienes que parar.

Ha pasado tiempo, tu dolor aún está, quieres hablar y ser escuchada. Quieres simplemente poder expresar lo que sientes sin pensar en la opinión de los demás.

Tu mundo ha cambiado. Las ideas de los demás, son un continuo susurro en tu mente, pero no son tuyas. Rechazas muchas, sabes que su intención es buena, pero no es lo que sientes, no sabes en donde colocar toda esa información.

Muchas personas que tienes a tu alrededor te dicen que ya no llores, que todo estará bien, te animan, sin embargo, lo que quieres es sentirte acompañada por alguien que ni siquiera tiene que decirte algo, simplemente escuchar, solo quieres expresar el dolor.

Te sumerges en el trabajo, te distraes, te ocupas de todo, de TODO… menos de ti.

Tu cuerpo estalla en llanto en cualquier momento, no sabes como controlarlo. Sientes tristeza, rabia, ira, miedo, angustia, desesperación. Quieres que de un momento a otro todo pare, que haya sido una pesadilla, un mal sueño y que al despertar la vida vuelva a ser como antes.

Al pasar el tiempo te das cuenta que no será así, que la vida ya es diferente. No quieres quedarte en ese dolor, no quieres seguir viviendo de esta manera. Ha llegado el momento, ahora quieres salir de ese dolor, quieres sentirte mejor, no sabes por donde empezar. Tocaste fondo, de ahí llega el impulso para volver a salir a la superficie.

Tienes la certeza de que llegó el momento, que es AHORA el momento de empezar a salir del pozo, la vida sigue, cada día el sol sale.

Es momento de mirar dentro de ti, es momento de dejar a un lado las excusas y posponer tu sanación. Es el momento de actuar.

Hoy sabes que todo cambia, que la vida cambia, que TODO cambia, todo sin excepción.

Para que nuevas experiencias lleguen hay que vaciarnos, hay que encontrarnos con la nada, para poder llenarla de Todo lo que más te guste y construir la vida que deseas.

El momento es ahora, el momento es hoy. De un día para otro la vida cambia.

Si llegaste hasta aquí, es porque esto es algo que estás viviendo. Únete al grupo de acompañameinto de Aishananti.