La voluntad es lo que nos lleva a hacer los cambios que sentimos adentro, ya que, una cosa es ponerlos como objetivos y otra es llevarlos a cabo. Porque en el día a día es complicado que saquemos tiempo para nosotras, o que, si sabemos que tenemos que tocar algo que nos duele o que es algo difícil para nosotras, nos generamos dificultades y no nos hacemos el tiempo para trabajar en ello.

Por eso es importante activar la voluntad, podemos hacerlo programando nuestro día, visualizando, repitiendo frases todas las mañanas. Estamos en piloto automático y es momento de tomar las riendas de la vida para tomar conciencia, crecer y desarrollar el espíritu.

Nuestra energía está limitada a “pasar” el día, la energía para el desarrollo está muy limitada. ¿Cómo podemos tener más energía? La energía se activa con la voluntad, así que, ¿Qué vas a hacer diferente? ¿Cómo puedes lograrlo? Empieza con pequeños pasos, primero unos pocos minutos a tomar conciencia, verás como tu día fluye de una mejor manera, después ve aumentando, visualiza, observa tu camino.

Tener un objetivo o meta, es lo que te hace imparable, lo que hace que te actives para llegar a ello. Cuando tienes claro hacia dónde vas, las dudas se disipan. Entonces, ¿Qué vas a hacer para encontrar tu propósito? ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Qué pudes hacer que no has hecho antes? ¿Hacia dónde vas?

Si tú, de verdad, quieres hacerlo, puedes encontrar un momento para ello, dedicamos el tiempo a lo que más nos interesa, si no lo estás hacuendo, obsérvate y mira lo que te detiene. ¿Qué obstáculos encuentras? ¿Qué frenos te pones? ¿Cuál es tu excusa? Recuerda, activa la voluntad, pequeños pasitos día a día, son grandes avences a través del año.

Te dejo estas reflexiones y nos vemos en el próximo artículo.